Origenes

En pleno corazón de Río Gallegos, Pcia. de Santa Cruz, el matrimonio Llaneza, integrado por la Farmacéutica Sra. Gilda Giglio y su marido Sr. Eliseo Llaneza, inauguran su primera farmacia, “Pueblo” allá por 1967.

El lema de la Empresa familiar, fue: respetar al cliente, y lograr que ellos fueran parte del proyecto también, como un negocio al servicio de la comunidad. Ningún paciente/cliente debía irse sin su medicación, el objetivo era conseguir la prescripción si o si.

Desafiando climas adversos, no sólo meteorológicos, sino políticos y económicos, la Empresa fue convirtiéndose en un emblema de la ciudad. Se suman al proyecto los hijos del Matrimonio, Rubén y Daniel Llaneza. Siempre la prioridad fueron los vecinos y sus necesidades.

El formato era el típico y tradicional esquema de mostrador y estanterías, brindando una atención privilegiada y personal, según las costumbres de la época. Los clientes/pacientes eran amigos, y compartían sus novedades con la familia Llaneza, que estaba siempre dispuesta a escucharlos. La sección de perfumería, tenía una tibia participación, ya que los medicamentos eran la piedra fundamental de la farmacia.

A esta sucursal inicial, se le sumaron otras, “Rio Gallegos”, “Fagnano” , “ Moderna”, y también la sucursal Turbio, todas bajo el emblema de privilegiar la personalización.

A mediados de los 90, los hermanos Llaneza, ya tenían la Visión de crecer, y aceptar los nuevos desafíos que el mercado imponía.

Las comunicaciones se fueron acelerando, los tiempos eran más cortos, y la informática invadió a las Droguerías y Proveedores.

Los Consumidores buscaban un cambio, querían elegir una nueva tendencia, que no sólo se daba en la Argentina, sino en un contexto mundial en los países más desarrollados.

Nuevo gerenciamiento. Nuevo modelo.

Con el nuevo milenio, incorporaron al proyecto al Lic. Carlos T. Cortez. Comenzaron los primeros estudios, las primeras reuniones con Consultoras, los esbozos de los proyectos.

Las áreas de Selección de Productos, Marketing y Promociones fueron creadas como departamentos.

Con este equipo consolidado se encaró el desafío: CRECER, respetando siempre La voz del paciente/cliente. Todo fue evaluado y analizado, desde los colores, la disposición de los muebles, las texturas de los materiales y la iluminación. El público en general, estaba cansado de esperar para ser atendido, para pagar, y que además el clima de las farmacias no fuera el más grato. Este fue el puntapié inicial, para crear el Formato AUTOFARMA “Centro de Bienestar”. Una farmacia, mas el agregado de productos de perfumería de alta gama, accesorios; autoservicio asistido, un clima de relajación, un centro, porque no, de reunión. Espacios amplios, pasillos cómodos, aromas agradables, y el más variado surtido de medicamentos, de los mejores laboratorios.

Una vez consolidados en Río Gallegos y Turbio, el grupo decide crecer como propuesta Patagónica, y se expande: a Tierra del Fuego, en Río Grande y Ushuaia. Posteriormente en Chubut, en la ciudad de Comodoro Rivadavia.
A lo expuesto se sumaron, las localidades de San Julián, Santa Cruz y Piedra Buena, todas bajo el mismo lema.

Nuevos desafíos vinieron: “El Calafate”, con dos sucursales, ubicadas en una zona de excelente potencial y desarrollo, hoy, el turismo crece geométricamente.
En el Grupo Llaneza/Autofarma trabajan más de 240 empleados, que representan familias, alrededor de 800 personas.

Hoy, las sucursales totalizan 22 (veintidos), y la meta es seguir creciendo, innovando, estableciendo nuevas y mejores estrategias.

Como regla cultural, la idea es desarrollarse, capacitando al personal, y brindando más y mejores servicios.